En estado: Soñador. No dejes que tus sueños mueran

Enfrentarse al papel no es fácil, y más aún cuando se trata de escribir acerca de algo personal.

Quiero iniciar esta serie de escritos reflexionando acerca de nuestros sueños, pues éste proyecto es uno de los “míos”. Ya que los sueños nos definen y encaminan nuestra vida.

Hablar de la infancia, es recordar una serie de ilusiones, deseos, sueños, que al pasar el tiempo empiezan –en gran medida- a desvanecerse. Cuando era “más pequeña” soñaba con cambiar el mundo, con poder tener control sobre mis decisiones, sin depender de nadie.

Soñaba con un mundo feliz en donde los niños y niñas sonrieran y sus ojos reflejarán la ilusión de un mundo mejor y así vivir mi vida feliz. Hoy a mis 27 años puedo decir que he sido afortunada, soy feliz con mi familia, con mi trabajo, con lo que he logrado y soy.

Además estoy convencida que he dado pasos que me han permitido contribuir desde las aulas para que los niños y niñas construyan su felicidad a partir de encontrar sentido a la vida en medio de tantas dificultades.

Reconozco que soy parte de un gran engranaje y que con mi actitud de soñadora emprendo diariamente la tarea de la transformación del mundo, pues estoy ejerciendo una pequeña fuerza para cumplir con mi sueño de un mundo más justo y alegre.

Sin embargo, he encontrado en mi camino algunos monstruos invisibles que han permeado mis ideas, mis pensamientos llevándome a pensar que una vida conforme es más simple y que requiere menores esfuerzos; la pereza, la preocupación económica, la carrera por la adquisición, el consumismo, son algunos de ellos, han entrado en etapas de mi vida, y me han llevado a pensar que un trabajo fijo en donde cumplo funciones sin comprometerme demasiado es el ideal de una vida feliz,

donde la remuneración no sea más que económica y que cubra mis responsabilidades y gastos.

Pero mis sueños han sido más fuertes, pues no me he dejado vencer pese a la insistencia de los monstruos invisibles de entrar en mi vida.

Considero que mi posición crítica frente al mundo y el acompañamiento constante de mi compañero de vida, me han permitido salir rápidamente de aquellas etapas y hacerlas a un lado. Siempre me pregunto si ¿esa es la persona con la que soñaba y la que quiero ser? y así recupero mi estado soñador para continuar con mi labor desde la transformación de vidas.

No trato de convencerlos que soy una mujer perfecta, mucho menos que tengo una vida ideal rodeada de las maravillas de los cuentos de princesas.

Simplemente soy una mujer que enfrenta diariamente su vida, que llora ante los problemas pero que así mismo reflexiona para seguir adelante.

Soy una eterna enamorada que hoy da un paso más para cumplir un sueño: contribuir en la formación de una sociedad más solidaria, participativa, justa a partir del acompañamiento y reflexión de las familias. Pues en ellas, encontramos la gran oportunidad del cambio.

Por ello, hoy ponemos a disposición de ustedes nuestra mente y corazón, nuestra experiencia de vida. Los invito a continuar con las lecturas de nuestro blog, a participar, comentarnos y aportarnos…y ojalá vernos en los talleres que estaremos desarrollando.

LadyM  Charlemos〉

Anuncios

5 comentarios en “En estado: Soñador. No dejes que tus sueños mueran

¡¡Anda, si deseas puedes comentar!! nos alegrará mucho.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s