Tú y yo … y ¿nuestras familias?

Si convivir con la pareja ya es (a veces) complicado de por sí, hacerlo con su familia ya supone un hito.”: Autonomía de pareja.

Tú y Yo, Yo y Tú y los hijos (si existiesen). Las decisiones son nuestras, las responsabilidades también. Vaya que no somos sabios, y favorece escuchar a nuestros familiares, o amigos cercanos, pero las decisiones últimas se definen y enfrentan en pareja.

Autonomía de pareja, el principio de una relación saludable

Una de las principales razones que puede llevar a los novios a independizarse de sus padres o a dejar una vida de soltería, y en cambio organizarse como pareja, es el hecho de cumplir sus sueños y caprichos a su medida. Aunque a veces el embarazo, el control en la casa de los padres (o de los suegros) o una situación inesperada puede ser detonante de la decisión.

Confiamos en que todos a nuestro alrededor buscan lo mejor para nosotros, pero el camino nos dice una y otra vez que quienes mejor saben lo que se tiene que hacer, somos nosotros mismos.

pareja hablando

Establecerse en pareja, te cambia la vida. Cambian totalmente los hábitos, tiempos, situaciones y responsabilidades. Y a veces, mamás, papás, familiares o amigos quieren saber en detalle lo que esta sucediendo en esa nueva vida.

¿A qué hora despertamos?  ¿Qué pijama usamos? ¿Qué vamos a desayunar? ¿si deseamos comprar una vajilla de plástico o de cerámica? ¿Cuál es nuestro actual estado sentimental -enamorados, en discusión, de pelea…-?

Y aquí si que es importante saber qué Información podemos compartir ¿Qué contar? Se hace necesario hacer un pacto de confidencialidad donde existan límites claros. Así qué conversemos y definamos ¿Qué se cuenta y qué es mejor mantener entre nos?

¿La quieres más fácil? — descarga gratis los “acuerdos de nuestra relación”
O si requieres ayuda personalizada, HABLEMOS

¡¡Así que OJO!! no todo se puede ni se debe contar. Es más, la mayoría de actos, omisiones y novelas se quedan entre tu pareja y tú.

 

No quiero decir con esto que hagamos de nuestra relación un envoltorio hermético y que nos olvidemos de nuestros familiares.  Simplemente que les demos a ellos sutilmente lo que desean, tranquilidad. Si les vivimos contando que peleamos por detalles pequeños, que no tenemos con que comer, que no nos entendemos ni escuchamos, lo que estamos haciendo es involucrándolos en un baile que no les incide directamente.

Y que si realmente es tan desastroso el convivir, la decisión es ajustar o dejar hasta ahí la relación que estamos llevando, pero es nuestro lío, no el de ellos.

Así que sean muy cautelosos con su información, es lo más sano:

  • Si estamos discutiendo o estamos tranquilos, y nos preguntan, igual decir “si estamos bien, gracias” ó “ajustando algunos acuerdos en nuestras vidas”
  • Si tenemos con qué comer un banquete o por el contrario colgados con el presupuesto del arriendo, igual decir “claro que estamos bien, un poco apretados pero ya lo vamos a solucionar”

El hecho de que nuestras familias conozcan nuestra rutina al detalle infringe seriamente la autonomía de pareja y dificulta lograr la armonía.  Lo más probable es que, por ejemplo, ante la ocasión de una discusión, cada familia “jale” para su lado.

Establecernos como relación y el hecho de vivir juntos, es una decisión nuestra, por lo tanto la responsabilidad de dirimir inteligentemente nuestras diferencias y de aprovechar al máximo los momentos también es (casi que) exclusivamente nuestra.

Y al momento de las decisiones

Aquí esta el clavo del asunto. Cuando no existe una comunicación abierta, sincera y transparente, las determinaciones no son consensuadas y generalmente no colman las expectativas de ambos.

Y peor aun sucede cuando un consejero externo tiene mas poder sobre lo que pasa en nuestras vidas. De continuar así, la relación marcha hacia donde dictamine uno de los miembros de la pareja y su(s) cómplice(s), bien sea mamá, tía, súper amiguis o incluso un foro en internet.

decisiones bueno malo

¿Entonces, cómo tomar las decisiones?

Por simple que parezca, por pequeña que aparente ser una decisión, si logramos tomar soluciones acertadas en momentos claves, encaminamos y fortalecemos nuestro proyecto de vida.

A veces las determinaciones que han tomado nuestros seres cercanos en sus vidas no son las mejores, y un poco de experiencia y sentido común nos pueden llevar a mejor destino.

Decisiones conscientes = Decisiones inteligentes

Domicilio compartido con la familia

Así como tener unos ingresos económicos dignos nos permite libertad de pensamiento, credo e ideología, contar con un lugar propio de residencia nos facilita mantener la privacidad y autonomía en nuestra relación.

¿Entonces qué pasa si vivimos con nuestros padres o suegros?

La relación pierde soberanía, fuerza y sabor. Al vivir en techo conjunto con nuestras familias, es fácil que ellos se involucren en nuestra forma de hacer y vivir, y mas aun si hasta ahora nos estamos organizando.

Entonces, hay que pensarlo muy bien, y si las condiciones no dan alternativa, estar en guardia especialmente con aquellos sujetos manipuladores que buscan acomodar las cosas a su manera de ver y sentir el mundo. En otras palabras, puede darse el caso de tener que elegir entre tu pareja y tu familia.

Solo nosotros en la intimidad del hogar logramos pactar las rutinas saludables para nuestra relación.

 

Y tú qué piensas ¿Cuáles son tus expectativas y experiencias de una relación donde se aman dos, pero deciden más de dos?

 

Si deseas puedes comentar, nos alegrará mucho

Únete a nuestra comunidad de parejas y papitos… y llévate la guía

Sigamos en contacto

Divertidoos 2017 | Otro sitio realizado por I'MUP .

Todo nuestro contenido esta bajo Creative Commons BY-NC-SA

A %d blogueros les gusta esto: