Cuando caminamos en la misma dirección juntos lo logramos

Seleccionando el colegio de Alana

«La educación comienza en casa» versa una popular frase.

Y si, aunque estamos de acuerdo con esta frase, no podemos pasar todo el tiempo con ella, con Alana, ¡Nosotros trabajamos! En éste momento ella asiste a guardería, pero se vienen los tiempos de tomar decisiones.

¡Somos profesores! siempre nos hemos movido en el campo de la educación y al parecer esta decisión, se nos convierte en la más difícil de todas las que hemos tenido que dialogar.

Éste si que es un verdadero quebradero de cabeza para nosotros. ¿Dónde desarrollará su proceso escolar Alana? ¿En qué tipo de colegio estudiará? ¿o quizás ni siquiera se escolarice?

El caso de la escolarización

Siendo conocedores de diversos tipos de modelos, instituciones, ofertas y posibilidades, la discusión la centramos en algunos criterios base que esperamos nos den luces:

  • Modelo donde prime lo emocional sobre lo cognitivo. Que sea capaz de integrar la práctica y la transversalización de manera efectiva.
  • Se valoren las artes y el movimiento a la par con las demás dimensiones de los estudiantes. Y por tanto se tengan también suficientes espacios y posibilidades de recreación.
  • Más espiritualidad que religiosidad. Donde no se apueste por una religión mayoritaria.
  • Los deberes o tareas se hacen el colegio, no se envían para la casa. A menos que se trate de casos excepcionales con tareas significativas y en lo posible integradoras y divertidas.
  • y que se ajuste a nuestra capacidad económica, dejando siempre lo suficiente para lo que más nos gusta: viajar, experimentar, conocer…

Difícil dejar bellos momentos vividos en el San Gabriel, como la clausura

Y la posibilidad de «Educación en casa»

Aunque es más difícil, no le hemos cerrado completamente la puerta. Educar en casa favorece consolidar y disciplinar un ritmo e interés de aprendizaje. Le permitiría asistir a diversas escuelas culturales y deportivas, además de estar presente en más eventos y clubes de interés.

El dilema central en ésta opción son los tiempos de compañía. Al estar laborando mamá y papá ¿cómo se movería Alana? ¿Un tutor seria una opción? ¿Buscar trabajos menos presenciales o con jornadas contrarias?

¿Y entonces?

Pues bien, no tenemos aún idea de qué vamos a hacer. Tal vez la mejor opción sea buscar un equilibrio entre escolaridad y educación en casa… en otras palabras una escuela con jornada corta que cumpla de manera satisfactoria los requisitos, combinada con mucho tiempo para ella y para nosotros que le permita desarrollar sus intereses y compartir juntos buenos momentos.

Si deseas puedes comentar, nos alegrará mucho

Únete a nuestra comunidad de parejas y papitos… y llévate la guía

Sigamos en contacto

Divertidoos 2019 | Otro sitio realizado por I'MUP

Derechos reservados 

A %d blogueros les gusta esto: