En DivertidOOs nos estamos renovando

Los sueños cuando están vivos son dinámicos.  Decidir continuar su rastro significa que debemos adaptarnos y cambiar en cada momento.

Ya sé, estamos un poco ausentes.  Pero no dormidos ni desorientados.

Nos estamos renovando,  por un momento DivertidOOs volvió a su génesis: Educación, familia y Tecnología.  Pero no duró mucho tiempo y recientemente cambiamos a DivertidOOs: Educación transformadora – Familias auténticas. Porque si bien nos apasiona hablar del tema familia, nos es imposible hacer a un lado nuestra gran pasión profesional, la educación.

A inicios de año publicamos nuestro  decálogo de retos para 2017, y retomamos algunos de ellos para orientar esta renovación:

  • Hacer de DivertidOOs nuestro principal proyecto de vida e implementar la tienda virtual
  • Ensayar ideas locas
  • Seguir disfrutando de cada momento
  • Hacer del proyecto un vehículo para transformar vidas

Por ello, además de redefinir constantemente nuestro proyecto DivertidOOs, nos estamos formando en el tema de emprendimiento digital, cocinando una ideilla para ayudar a parejas jóvenes a lograr una vida con estrategias y decisiones inteligentes  que les permita disfrutar al máximo de su relación, moldear su identidad y conquistar sueños en equipo.

También estamos dando tiempo, en cuenta regresiva de días, para que mamá DivertidOOs finalice sus estudios de posgrado y recargue energías.

caricatura familia DiveertidOOs

Si, ya sé, estamos un poco ausentes, pero no dormidos.  Aunque descansamos un pilin, como puedes ver nos encontramos en pleno proceso de reingeniería e intentamos seguir la pista de algunos blogueros con los que creamos empatía.

También estamos intentando clasificar entre los seis seleccionados para presentarnos en el TEDxUCundinaNmarca, de la querida Universidad donde nos conocimos, la UDEC.

TED xUCundinamarca speaker

Así que calma, simplemente estamos en una transición, pero con toda la expectativa y motivación para volver a compartir con ustedes, amigos lectores y blogueros.

¿Qué piensas de lo qué estamos haciendo?

4 formas de contar a la pareja un embarazo!!

¿Menos tiempo en pareja? ¿Será que me va bien? ¿Cesárea o parto normal? ¿Y el cansancio? No quiero rebotes, ni malestar…

 Tomar la decisión de un embarazo no es fácil. Es necesario evaluar diferentes aspectos tales como la salud, el tiempo disponible, las finanzas, pero ante todo el bienestar emocional…

Nosotros, luego de 7 años juntos nos decidimos. Iniciamos un proceso para quedar embarazados. Cuidado de alimentación, ejercicio, exámenes, ayudados de la lectura en varios sitios web.

Luego de varias visitas al ginecólogo, de exámenes, de continuos cuidados… nos estábamos desesperando un poco, pues las cosas no se daban y ya habían pasado algunos meses. Tal vez la ansiedad no ayudaba mucho. Nos dimos un lapso de tiempo más para el último intento y mientras ello más exámenes.

Dentro de todos los análisis que me habían hecho, había quedado pendiente una ecografía para revisar el estado del útero. Ese día no fuimos juntos, pero no le prestamos mayor atención a ello  pues sólo era un examen.

Fui sola –o al menos eso pensaba-. Mientas esperaba en la sala imaginaba cómo sería ser mamá, cómo sería estar embarazada, qué se sentiría. Soñaba con un bebé y en nuestro rol como padres.

 

Más que un examen

Ingrese al consultorio y recibí las instrucciones del procedimiento. De pronto, la doctora sorprendida me dice “pero si ya estas embarazada”. En esos momentos la sorprendida fui yo, mi cuerpo se congelo, empecé a temblar. Mientras eso, la doctora me mostraba la pantalla del computador y allí un pequeño círculo. No era posible, pensé. Esa era la pequeña vida que ya estaba creciendo dentro de mí. Sentí una necesidad inmensa de sentir la mano de mi esposo, pensé en cuál hubiese sido su rostro con la noticia. Asombrada, un poco incrédula, y con mucha ansiedad pensaba que definitivamente una cosa es prepararlo y otra saber que ya llegó.

La doctora por su parte me explicó que todo estaba bien y lo que más me inquieto fue que me hubiese dado la fecha posible de parto.

Salí de allí corriendo con los resultados de la ecografía en la mano, con la noticia de esa pequeña vida que nos acompañaba y con la mente nublada. No sabía qué hacer, qué ruta tomar. Lo primero que hice fue llamar a mi mamá, a mis tías y a mi abuela, quería gritarles la noticia pero sabía que no era buena idea, les pregunté cómo estaban, qué tal día habían tenido. A él no lo llame, sabía que no atendería mi llamada porque estaba en una reunión de trabajo. Además me encontraba demasiado nerviosa para hablarle.

¿Cómo decirle que estamos embarazados?

Me dirigí a almorzar, al llegar al restaurante no pude comer. Era como si mi boca se hubiese cerrado gracias a los nervios que se habían apoderado de mí.

Salí de allí pensando en cómo iba a darle la noticia de que éramos papás. Imagine varias situaciones:

 

  • Tal vez era mejor simplemente entregarle una hoja con el mensaje

Mensaje embarazo.png

  • Y si le escribo una pancarta y apenas él entre al apartamento reciba la noticia

Serás papá

Quería brindarnos un momento inolvidable como la situación. Un momento que permaneciera en nuestras mentes, maravilloso y especial.

Se me ocurrió comprar unos pequeños zapatos rojos como los que él utilizaba, así que emprendí la búsqueda, aunque con poco dinero mi afán era encontrar los precisos. Caminé y caminé y no lograba encontrar lo que quería. Luego en el bus camino a casa, intenté pensar en otras opciones pero seguía muy nerviosa. Sentía mariposas en mi estómago, no podía hablar.

Llegué a casa sin los pequeños zapatos rojos. Pero con unas ganas impresionantes de buscar en Internet acerca de los cuidados del embarazo. Leí algunos blogs, algunos consejos de alimentación y ejercicio.

De repente sonó el teléfono, era él quien me indicaba que ya estaba camino a casa. Me preguntó cómo me había ido. Muy nerviosa y feliz conteste que bien. Pero no ahondamos en la conversación.

Cuando por fin llegó, me encontraba impaciente. Toda la tarde sola con la noticia me había parecido una eternidad. No pude contener mi afán, le insistí en que me hiciera un masaje en la espalda, le dije que no aguantaba el dolor. Pensé en que entre más rápido le comentara la noticia, mi cuerpo descansaría.

Nos dispusimos para el masaje, luego de varios minutos gire mi cuerpo para sentarme y fue allí cuando su mirada se centró en mi pancita y en el mensaje que de color azul allí se reflejaba,

Hola papi

Sus ojos se sorprendieron, se llenaron de lágrimas al igual que los míos. Y un abrazo profundo fue la respuesta mutua a una inmensa felicidad. Una felicidad que nos hizo mudos, que nos unió, que nos hizo más que uno solo.

 

La versión del papá

Con sólo leer el título de éste post “El día que nos enteramos del embarazo”, dije, es en plural, también voy a dar mi aporte, y aunque me cuesta mucho recordar, aquí va.

Era otro día de abril, y uno de los últimos exámenes de preparación del embarazo. En esas fechas intentábamos todo para lograr el embarazo: miles de posiciones, juegos de fechas, bebidas afrodisiacas mágicas. Y nada.

Llegando del trabajo en horas de la noche, como de costumbre, nos sentamos a conversar un rato. Por alguna razón, le solicite a ella me prestara su celular, lo primero que apareció fue el navegador con algunas páginas relacionadas con cuidados del embarazo. Ni atención le presté.

Luego entramos a la habitación, y le estaba haciendo un delicado masaje en la espalda. De repente, se dio media vuelta, y el mundo se redujo al mensaje escrito en su estomago, “Hola papi” decía. Recuerdo que quede inmóvil, se me aguaron los ojos, intenté ver su cara pero solo podía identificar su sonrisa. Recuerdo ahora, que puse muy delicadamente una mano en su estómago y nos dimos un prolongado y silencioso abrazo.

De pronto, estábamos ambos recostados en la cama mirando al techo y cogidos de la mano. El tiempo avanzaba y otro ser ya nos acompañaba.

Y tú, ¿cómo le contaste o has pensado contarle a tu pareja sobre el embarazo?

#MiércolesMudo trazos de algodón

¿Algo no anda bien? ¿ no tienes inspiración? 

Quizás lo único que necesitas es contemplar el hermoso cielo.

nubes-y-suenos

Así es, unos hermosos trazos son suficientes para traer de vuelta la motivación y una sonrisa.

garabateando-el-cielo

Febrero 15 de 2017. EL cielo de Mosquera y Funza se descubre a nuestros sentidos.

 

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¿Y cuándo van a tener hijos?

Casi en todos los encuentros y llamadas con familiares y amigos cercanos se presentaba abruptamente la pregunta ¿…. y cuándo es que van a tener hijos? Y completaban ¿Acaso piensan quedarse solos toda la vida?

Y no es para menos, hace dos generaciones atrás, nuestros bisabuelos fácilmente tenían 6, 8 o 12 hijos; nuestros abuelos 4 o 6; y nuestros padres 2 o 5 descendientes. ¿Y entonces ustedes no van a continuar con la reproducción de la especie?

Más de 7 años nos mantuvimos como pareja, haciendo lo que más nos gusta hablar, conversar, dialogar… viajar, intimidar, estudiar, bailar. A veces se nos venía la idea de intentar tener un hijo, pero no duraba mucho y pronto nos entreteníamos en hacer lo que nos gusta: hablar, conversar, dialogar…

Había quienes nos aconsejaban: ustedes son muy jóvenes, dedíquense a adquirir su casa, su carro, un buen trabajo estable, algunos ahorros y luego si piensen en hijos, a los que les puedan dar toda la estabilidad y gusto. También hay quiénes replican: ¿Para qué traer hijos a un mundo desgarrado y sucio?

Y si bien nos gustaba la idea de no pagar arriendo eternamente y nos hicimos a una moto en la que andamos kilómetros en carreteras, realmente nunca compartimos que fuese imprescindible tener casa, carro y una buena suma de dinero para decidir ser padres. Tampoco, que fuera una desgracia tener un hijo en un mundo con pocas esperanzas, justamente él o ella es la esperanza para el mundo. Y más bien poco recatamos en la idea de una edad ideal para ser padres.

momentos-en-pareja

¿Cuál es la mejor edad para tener un hijo?

La demora para buscar bebé, se justifica más en términos de vivir intensamente el mundo como pareja, antes de la necesidad de tener resuelta la vivienda, transporte y universidad de nuestra heredera.

Pensamos que como pareja que se proyecta a vivir gran parte o toda su vida juntos, es necesario darse el tiempo suficiente para experimentar. Darse el espacio de conocerse en las buenas y las no tan buenas, de dialogar y proyectarse, de viajar, de rumbear, de formarse y planear (si se desea) una crianza auténtica, activa y feliz, una verdadera preparación para ser padres, aunque nunca sera suficiente ni completa.

Ese tiempo, cuya duración dependerá de cada pareja (no tienen por que ser 5 o 10 años), es fundamental para lograr identidad y aumentar las posibilidades de concretar todos los sueños y aspiraciones como familia. Ese tiempo, es también un puente para alcanzar estabilidad emocional en pareja y preparar un ambiente adecuado a la llegada de uno, dos, tres o numerosos hijos.

Después de vivir sin mayores responsabilidades, al momento de la llegada de Alana, ya teníamos un perfil claro de como queríamos que ella fuese. Ella, sin duda se convirtió en la pieza para lograr una familia feliz, por eso la llamamos “garabato” o “garabatin”, pues es parte de los primeros trazos para lograr la familia que estamos construyendo.

perfil-de-alana

Deja el afán, todo a su tiempo

No hay afán. Te puedes dar el tiempo para disfrutar en pareja y para dedicarte a ti mismo (con la llegada de un bebé tu tiempo disminuye drásticamente). Así que cuida tu forma física, formate académicamente, haz viajes largos, disfruta de tus amigos. Prepara a conciencia el embarazo y los primeros años de crianza. De esa forma con el nacimiento de su primer hijo extrañaran e intentaran hacer algunas de las actividades que disfrutaban antes del suceso.

Hay tantas cosas que hacer antes de tener un hijo, muchas de ellas se hechan de menos.

Siembra un árbol

Siembra un árbol, ten un hijo y escribe un libro

Otras posibilidades: Hoy en día la tendencia indica que muchas parejas no piensan en tener finca raíz, ni vehículos, ni trabajos estables, ni formalizar su relación, ni tener hijos. Su proyecto es vivir juntos de manera espontánea. Sin mayores responsabilidades ni miedos, quizás adoptando una mascota.

 

Ser tío o tía es espectacular

Sea como sea, aunque Alana nos ha cambiado la vida y con ella soy el papá más feliz que he conocido. Antes de ser padre, disfrute muchísimo el hecho de ser tío -de mi sobrina favorita-.

sobrina-preferida

Pude jugar siempre con ella, intentar ser permisivo y quebrantar las “reglas de sus padres”. Pensaba que era muy afortunado por el hecho de que le daba de comer pero no le cambiaba el pañal ni me trasnochaba con su llanto. En fin, momentos libres de mayores responsabilidades.

Recuerdo mucho un día que jugabamos y me dijo “tío me cansé”. O jo jo jo, si, había logrado cansar a una niña de apenas dos añitos, llena de energía y ganas de pasarla bien todo el día.

No hay duda, si me hubiera quedado solamente como tío, también hubiera sido maravilloso, y mi sobrina preferida tendría más atenciones de mi parte.

 

Dilema: Hermana de … o hija única ¿nos ayudan a decidir?

Si haz leído hasta aquí, quiero pedirte tu colaboración.

Nuestro sueño cuando hablabamos de ser madres -a ratos prefiero decir madres que padres-, no era un único garabatin. Siempre pensabamos en dos, y lo ideal es que fueran niña y niño y ojalá que llegaran al tiempo.

Alana cumplió ya dos años. Ha sido una experiencia única (si no fuera por ella no existiera DivertidOOs), pero nos ha frenado un poco: tiempos, proyectos, ideas. Hay cosas que perdemos y otras que ganamos cuando tenemos hijos.

El dilema es entonces: ¿Queda como la única heredera del legado que estamos construyendo o intentamos muy juiciosos hacernos a otro pequeñin?

También pensamos en, ¿Será que optamos por adopción? ¿Completamos nuestra familia con una niña o niño con genética algo diferente?

Es todo un rompecabezas, pero como dije arriba, no hay afán.

Por el momento, intentaré dejar de preguntar a mi hermano cada vez que hablamos ¿Oiga, y el bebé para cuándo?

Posdata: he encontrado un post homónimo en la red, que te invito a leer. ¿hijos, cuándo?

 

#MiércolesMudo en una cicla familiar

cicla familiar

 

Otro de nuestros grandes sueños.  Pedalear en una bicicleta familiar (doble o triple), y soñar que conquistamos premios de montaña.

“Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

nuevas-familias

Queremos ser un camino para las familias increíbles que construyen una sociedad utópica

Todas las familias podemos caminar diferente, caminar chueco o saltar en un sólo pie. No tenemos por que levantarnos a la misma hora, ni ir a los mismos sitios, ni adquirir el mismo producto. Cada familia tiene su identidad y sus aspiraciones con la vida, el éxito consiste en lograrlas y dejar huella.

En el 2003 salí de mi pueblo natal, Guateque Boyacá, quedando allí mis padres, mi hermano y mis amigos; la idea: continuar con una de mis pasiones, estudiar. Así llegue a Tunja, la capital del departamento, a compartir un corto periodo de vida junto a mi hermana.

Entonces, quizás por primera vez, inicié a valorar el hecho de tener una familia, a extrañarla y querer compartir con ellos siempre que fuese posible, contaba las horas para poder ir al hermoso pueblo que me vio crecer, darles un abrazo y hablar con ellos de lo que paso durante la semana.

Luego del 2005, ya en la universidad y conociendo un poco más la historia de mi país Colombia, desarrollé gran sensibilidad por tantas historias difíciles que cargan a cuestas familias desplazadas y/o desintegradas por las atrocidades de la guerra, el sueño de mejores escenarios económicos y la cultura del éxito fácil -arraigada en tiempos de narcotráfico-. Familias forzadas a dejar sus sueños y parcelas de alegría.

Ya en el 2010, con el inicio de mis labores en el campo educativo, y especialmente como profesor, me estrello con un muro de dimensiones enormes que impide que los padres se impliquen activamente en la educación de sus hijos, tanto en la casa como en la escuela. Padres, muchas veces separados, con cientos de desencuentros entre ellos, o cautivos en el trabajo, que poco tiempo de calidad comparten con sus niños, padres que antes de leer un cuento o salir a pedalear, prefieren ver el programa televisivo de concurso (reality) o ir al centro comercial con sus hijos. Escenarios que propician la conformación de familias uniformes, pasivas y conformistas; y con ello, niños con problemas de lenguaje, de amor, de nutrición, de conducta.

En el 2015, logramos un proyectado embarazo. Y junto a esa increíble etapa, nace una sensación de angustia cada vez que veíamos una muy joven pareja embarazada (o una adolescente) o con bebé de brazos, pensábamos ¿Fue planeado y preparado? ¿Cómo pensarán hacerlo feliz? ¿En qué momento bosquejarán vivir el dulce de ser pareja? ¿podrán hacerlo? ¿Tendrán su proyecto de familia e identidad, lo están construyendo o simplemente pretenden sobrevivir en las condiciones que se les presenten?

 

Tenemos una deuda sin haber sacado prestado

Resulta entonces que ésta extraña mezcla de sucesos, configura en nosotros una deuda, un compromiso especialmente con las parejas y familias jóvenes, las familias nucleares biparentales (aquellas familias constituidas por hijo (s), mamá y papá). Un compromiso de contar lo que somos, lo que hemos logrado, lo que hemos aprendido, las estrategias que nos han funcionado y las que no, lo que experimentamos y seguimos descubriendo.

Nuestra deuda se paga a cuotas, en cada post, en cada participación (en talleres, conversatorios) deseamos dejar un mensaje motivando y dibujando una ruta para conocerse y construir una identidad en familia que permita disfrutar de cada momento, para compartir, aprender y lograr.

nuevas-familias

Estamos convencidos de que más familias auténticas, activas y felices, desbordará en ciudadanos alegres, solidarios, conscientes y transformadores. Pensar en familia, es el primer paso para pensar en sociedad, significa romper la barrera del individualismo y por tanto uno de muchos caminos válidos para quebrantar algunas enfermedades de nuestro sistema social.

 

Por eso nuestra obsesión con las familias

Nuestro más grande sueño y aspiración ha sido siempre aportar a un mundo más amable y sonriente. Cuestionamos muchos padecimientos de una sociedad envuelta en el miedo, el consumo indiscriminado, el individualismo egoísta y competitivo, la adoración al dinero, la apariencia y la superficialidad, la prisa infinita, la tergiversación de la información y otros cuantos horrores.

El camino que nos proyectamos desde un principio fue la educación, entendida como ser actores del sistema escolar. Hoy comprendemos que educar va mucho más allá de la escuela y anhelamos con éste proyecto, DivertidOOs, continuar andando el mundo a nuestra manera y con cada paso acercarnos un poco más a las familias increíbles que juntas construyen escenarios utópicos.

Mil gracias por estar aquí, por leernos una vez más. Nos gustaría que si éste post despertó alguna emoción, inquietud o propuesta, no la hagas saber aquí abajo en los comentarios. Un abrazo.