3 detalles dulces que harán feliz a tú hijo

En el mercado actual se consiguen innumerables juguetes y didácticos para los niños. Desde muñecas, carros, balones, grandes pistas, juegos de ingenio, profesiones…

Buscamos hacer felices a nuestros hijos, esperamos que sus caras se iluminen tras cada detalle, que disfruten al máximo su “juguete”.

Lamentablemente los detalles se han quedado en juguetes y ropa, cosas materiales que si bien proporcionan cierta satisfacción, dejan de lado la esencia del hacer para dar.

El ingenio de un padre-madre debe procurar sentimientos que van a lo más profundo del corazón. Detalles simples, sencillos, económicos pero complejos en su forma, en su espíritu.

Te presentamos unos detalles inolvidables que robarán una sonrisa a tu hijo y lo llenará de alegría porque los pequeños detalles hacen grandes personas.

1. Un dulce sorprendente

Esconde en la maleta de tu hijo su dulce favorito con una nota corta al lado, expresando cuán orgulloso y feliz te sientes de él.

Daba clase en cuarto grado. Había un niño frente a mi sentado en su escritorio. Tengo en mi mente grabada su cara de asombro, alegría, desconcierto… cuando fue a sacar sus lápices, encontró una chocolatina con un papelito que decía “Te queremos mucho” y estaba firmado por sus padres. Qué bonito detalle, pensé. Aquel pequeño tuvo un día maravilloso, pues la alegría lo embargaba.

2. Un helado muy cálido

Compartir tiempo con tus hijos es el mejor regalo. Por ello nuestro segundo detalle dulce es compartir un delicioso helado. La esencia de éste es compartir un mismo vaso de helado. Sí!, pidan tres cucharas siéntese en un parque y a comer helado.

Estamos enseñando a nuestra hija a compartir en familia, y ésta actividad la hemos realizado no sólo con helado sino con otros alimentos. Es importante inculcar en nuestros hijos estos valores y además que le da un sentido muy diferente a la forma de compartir en familia.

3. Receta de un dulce inolvidable

Prepara una receta dulce con tus hijos. Unas deliciosas colombinas de chocolate a las que les puedes agregar maní, grajeas, mermelada… una receta que generará unión.

Cocinar con tus hijos no es nada loco. Al contrario es una actividad divertida y fascinante que les permitirá conocerlos más a fondo. Puedes entablar un diálogo asertivo, afectivo y muy efectivo… Dedica un tiempo valioso a tus hijos… luego de terminada la receta no queda más que disfrutar de un delicioso dulce.

No importa lo ocupados que se encuentren, siempre hay tiempo para hacer feliz a tus hijos y así ser felices ustedes. Estos detalles mejoran la relación de familia, fortalecen la comunicación, el apoyo, el amor

Luego de éstos detalles dulces, me dieron ganas de una chocolatina con maní, mis favoritas…y por supuesto al lado de mi hija y mi compañero de vida.

 

Si deseas puedes comentar, nos alegrará mucho

Únete a nuestra comunidad de parejas y papitos… y llévate la guía

Sigamos en contacto

Divertidoos 2017 | Otro sitio realizado por I'MUP .

Todo nuestro contenido esta bajo Creative Commons BY-NC-SA

A %d blogueros les gusta esto: