Niñez en vía de extinción

Hace algunos días mirando el Facebook me llamó la atención una imagen, en ella aparecía una mujer y una niña, juntas vestidas de la misma forma, jean ajustados descaderados y una blusa ombliguera, cabello liso.

En ese momento pensé que efectivamente eso sucedía. En mi entorno, las niñas quieren parecer  mujeres, utilizan ropa ajustada y maquillaje muy llamativo, labios rojos, ojos con bastante lápiz delineador, pestañina y polvos. Sin embargo fue un pensamiento fugaz.

Mujer y niña. adultos acelerados

Al otro día, llevé a mi bebé al jardín. Fue una semana intensa pues estuve sola con ella y debía levarla al jardín muy temprano. Durante esa semana tuvo que madrugar y salir corriendo conmigo. Cuando llegamos al jardín, me llamo la atención su rostro triste, inocente, con sueño…

 

Salí corriendo de allí para el trabajo y mientras conducía, un sentimiento de culpa se apoderó de mí. Tal vez no sólo “adulticemos” a los niños con la ropa y el imaginario de ser grandes, sino que los estamos impregnando de nuestro ritmo de adultos en una sociedad desorientada. No tienen la posibilidad de dormir hasta tarde, de comer despacio… de vivir a su ritmo.

Estamos en un mundo apresurado, lleno de actividades y tareas, de compromisos que cumplir y ellos se encuentran en medio de todo. Deben pasar horas fuera de sus hogares, compartir con otros, con personas desconocidas. Su mundo es para nosotros desconocido, nos perdemos de muchos de sus bellos pensamientos… me sentí muy triste. Los ojos se me llenaron de lágrimas como ahora que escribo estas letras.

 

Compartimos tan poco tiempo con ellos debido a nuestros trabajos. Les hacemos una vida aparte, me siento culpable por ello. Pues Alana va al jardín desde muy bebé. Aunque ha desarrollado muchas habilidades y le encanta ir a jugar con sus amiguitos, con su mirada reclama estar más tiempo con nosotros.

 

La vida, dicen que es corta y cuando pasan los años nos vamos dando cuenta de ello. Por eso, hoy le escribo a mamá y papá, haciéndoles una invitación abierta a compartir más tiempo con aquellos pequeños que decidimos traer a disfrutar de la vida, una invitación a respetar su niñez con esa inocencia que los caracteriza.

Dejemos a los niños ser niños y dejemos en nosotros nacer el niño interior que imagina mundos mágicos y los construye día a día.

 

Cuéntanos ¿cuál es tu compromiso con la niñez?

Si deseas puedes comentar, nos alegrará mucho

Únete a nuestra comunidad de parejas y papitos… y llévate la guía

Sigamos en contacto

Divertidoos 2017 | Otro sitio realizado por I'MUP .

Todo nuestro contenido esta bajo Creative Commons BY-NC-SA

A %d blogueros les gusta esto: