La infidelidad no es como la pintan

Si amas a alguien, déjalo ir. Si regresa, es tuyo. Si no regresa, nunca lo fue. Frase popular.

En el sentido común, se cree que la infidelidad de pareja, comprendida como un quebrantamiento de la exclusividad sexual, es el mayor de los desencadenantes de rupturas amorosas. Pero no es así, la fidelidad no se limita a la exclusividad sexual, no es lo más importante al momento de decidir la continuidad (como lo veremos mas adelante), pero si es la culpable de que muchas personas vivan con un latente miedo a ser “engañados” -conocido como temor o miedo a la infidelidad- y en consecuencia no viven a plenitud la relación de pareja que tienen.

Entonces vamos a hablar un poco de lo que es la infidelidad y los tipos de infidelidad, vamos a darle su debida importancia y a revisar como no agobiarnos con la idea de que nos están “colocando los cuernos – o cachos -”.

¿Qué es la infidelidad?

No existe consenso sobre exactamente que es la infidelidad, sin embargo, si se conocen algunos comportamientos que son categorizados como actos de infidelidad para diferentes tipos de personas:

  • Contacto físico o sexual. Es el comportamiento más comúnmente aceptado como infidelidad. Aunque para algunas parejas o personas no lo sea (denominadas como personas abiertas o de mente abierta).
  • Conversaciones ocultas. Si señoras y señores, es uno de los actos más repetitivos y para muchos molesto. Hay quienes no ven allí signos de infidelidad mientras no se vaya más allá.
  • Encuentros a escondidas. ¿Y si nos vemos una o dos o varias ocasiones con un amiguito o amiguita a escondidas?
  • Malos pensamientos. E incluso hay para quienes un pensamiento indebido de uno mismo o de la pareja puede ser acto manifiesto o prueba fehaciente de infidelidad.

 

Fidelidad en pareja

Y entonces ¿Para tí, cuál o cuáles de los anteriores constituyen una infidelidad?

Una característica común de los comportamientos arriba mencionados es que se realizan de manera oculta. Sin embargo no constituye infidelidad hasta que no se rompe un pacto afectivo y/o sexual preestablecido, lo que quiere decir que es saludable hablar de esto y establecer nuestro pacto de fidelidad en pareja. Es interesante, allí conoceremos bastante a nuestra media naranja.

Revisa algunos motivos que llevan a la infidelidad y la pócima mágica que podría evitarla.

¿Qué tan decisiva es una infidelidad?

Bueno, la respuesta esta a medida de cada pareja. No se puede decir que alguno fue un poco infiel, o que es más o menos fiel. Si se tiene un pacto se cumple o no, se es fiel o no. Recuerden que los pactos se pueden modificar, terminar, prorrogar…

Lo que si es determinante es el patrón de la infidelidad, existe una brecha que puede definir la decisión, si se trata de aventuras esporádicas o si se ha llegado a relaciones paralelas estables. Según hemos leído, algunos estudiosos del tema encuentran en aventuras esporádicas un evento que incluso puede llegar a fortalecer u oxigenar la relación original, mientras que una relación paralela es un detonante y destructor, silencioso y progresivo de lo que estamos construyendo.

En fin, la infidelidad, al igual que la energía no se crea ni se destruye, simplemente esta ahí palpitante a una decisión de ser utilizada. No se puede destruir, lo que si se puede es controlar el temor a la infidelidad o celos que matan, que pueden ser más dañino que el mismo acto de ruptura del pacto.

Lealtad, compromiso, seguridad, buenos momentos, diálogo, libertad … son elementos que van de la mano con la fidelidad en pareja y que pueden ser igual o más importantes que la misma fidelidad.   Te invitamos también a leer cómo tener un diálogo asertivo en pareja y cómo fortalecer la relación de pareja. 

Cómo no dejarme ahogar en la idea de la infidelidad

No es cuestión fácil y requiere cierta madurez en la pareja. Sin embargo algunas ideas que pueden ayudar si interiorizo apropiadamente son:

Estamos uno al lado del otro por decisión, no por obligación. Es fabuloso soñar con vivir juntos para la eternidad, pero también es conveniente precisar que cualquiera se puede ir en cualquier momento.

Ninguno le pertenece al otro, somos un equipo de dos personas, no somos una unión física, ni existe una jerarquía en la relación.

Objetivos comunes, sinónimos de lealtad y compromiso. Si trabajamos conjuntamente por nuestros sueños se cultivaran progresivamente valores que fortalecerán la relación y harán más sencillo el hecho de ser fiel.

Vivir cada momento al máximo. En lugar de pensar si la otra persona no esta feliz y satisfecha, y temer que en algún momento sea infiel o se vaya de nuestro lado, concentremos energías en pasarla lo mejor posible cada instante, en hacerle feliz (si es necesario preguntarle de vez en cuándo cómo se siente) y hagámonos la idea de que si un día nos separamos podremos decir con una sonrisa que fueron momentos inolvidables e irrepetibles.

– Y por último, en caso de conocerse infidelidad, recordemos que allí no hay víctimas ni victimarios. Es una decisión que se toma y una responsabilidad que se adquiere.

¡A vivir plenamente!

Así que queridos amigos, sin ser Popeye el Marino, este consejo les doy. No se dejen agobiar con la idea de la infidelidad, los celos nos pueden hacer un daño irreparable y es un sufrimiento que no merece nuestra atención. Lo mejor, es vivir con emoción cada momento, ser felices y dejar nuestras propias huellas como pareja.

Cuéntanos, ¿en alguna ocasión te ha retumbado la idea de que tu pareja te es infiel? ¿Qué más se puede considerar como infidelidad en pareja?

 

 

Anuncios